Categorías
Series

The Americans

Los tiempos que corren me han forzado a estar horas y horas en relativo claustro, sumado a que me disfruto los ciclos, procesos y desafíos, decidí sumergirme en un proceso de ver series y películas de manera focalizada e intensiva. Nada de capítulos repetidos, ver cualquier cosa a medias o ver de a diez series al mismo tiempo. Sin mayor objetivo que hacer algo reconfortante además de ocupar horas sin muchos cuestionamientos. El “en qué estamos”, “para dónde vamos”, “qué somos” hoy no muy claros, pueden descansar algunas horas al día.

En este foco, a pesar que ya había visto algunos capítulos, comencé desde el inicio a disfrutar The Americans de Joseph Weisberg. Una serie de televisión de FX Networks ambientada en un Washington de los 80’s en plena Guerra Fría. La aventura se centra en Philip y Elizabeth Jennings, agentes infiltrados de la KGB en suelo americano, con la misión de hacer todo lo necesario para ayudar al régimen comunista soviético.

The Americans . Season 1 Teasers + Trailer

Espionaje, asesinatos, secuestros no son extraños en el día a día del matrimonio que además, para mantener su mascarada, se muestran en sociedad como un feliz matrimonio. Dueños de una agencia de viajes, aparentan que su mayor preocupación es educar a sus dos hijos, Paige y Henry, quienes ya adolescentes están descubriendo y disfrutando el “Sueño Americano” en total ignorancia de la verdadera actividad de sus padres.

Además del complicado malabarismo de una peligrosa doble vida, al comenzar esta aventura reciben a un nuevo vecino en su barrio. El amistoso y cordial Stan Beeman, quien da la fantástica casualidad de ser Agente del departamento de contra espionaje del FBI, nada bueno puede salir de ahí. Sobretodo cuando, junto con su esposa e hijo, comienzan a cultivar una fructífera amistad con los Jennings.

La serie incluye por supuesto mucha acción, situaciones límite y violentas misiones. Llama la atención que las cosas rara vez salen como se han planificado tanto para los espías, como para las oficinas del FBI y la KGB que reciben bastante foco en el transcurso de las temporadas. Lejos de la perfección de James Bond, las misiones están llenas de accidentes, traiciones e improvisaciones que dejan al borde de la exposición a los protagonistas y la estabilidad política del mundo.

Un detalle fantástico es el Soundtrack de la serie, sin caer en los típicos y ridículos temas de los ochentas, logra sumergirnos en la época y el ánimo de esos años más sencillos. Logrando en algunos momentos memorables escenas. “Tusk” de Fleetwood Mac, “In the Air Tonight” de Phil Collins, “Siamese Twins” de The Cure, “Games Without Frontiers” de Peter Gabriel, “Only You” de Yaz, “Under Pressure” de Queen + Bowie, “End of the Line” de Roxy Music además de un tema original creado para la serie de Pete Townshend llamado “It Must be Done” son algunos de los pasajes musicales que sorprenden y emocionan.

Finalmente, lo que más disfruté es observar las dudas, angustias y responsabilidades que significan criar una familia en Estados Unidos para Matthew y Elizabeth. Una tierra que no es la propia y con estilo de vida y convicciones contrarias al comunismo Soviético logran una contraposición súper interesante. Por que al final de todo, el querer lo mejor para tu familia es trasciende la ideología, sobretodo a medida que sus hijos van madurando e integrándose más en el mundo. En este aspecto, los actores y escritores hacen un fantástico trabajo al desarrollar personajes que se sienten en constante duda y evolución.

Esta serie llegó muy alto de en mi “ranking personal“. Pero debo comentar además que es a mi gusto uno de los mejores desenlaces de la historia de la televisión, sorprendente y potente. Cosa para nada sencilla en el mundo donde muchos proyectos parten con premisas increíbles pero lamentablemente, su cierre es bien decepcionante.

Los 75 capítulos de The Americans se pueden ver en estos momentos en Amazon Prime Video. Una montaña rusa de emoción y adrenalina, absolutamente recomendada. Me llama mucho la atención lo poco reconocida que resultó esta serie y es mi obligación invitar a que la vean.

Rating: 9 out of 10.

Categorías
Videogame

Ori and the Blind Forest

Aprovechando la novedad de la Xbox Series X, me puse el objetivo de disfrutar de los juegos “pendientes”, y dentro de ellos, hace tiempo ya tenía en la mira Ori and the Blind Forest (2015) de Moon Studios.  Siempre me llamó la atención su estética, coloridos ambientes y por supuesto los aplausos de jugadores y crítica.

Moon Studios es un pequeño estudio Austriaco fundado en el 2010. Dirigido por Thomas Mahler, ex artista cinemático de Blizzard. Por lo que he visto en unos videos de desarrollo, una de las características del estudio es enfocar su desarrollo siguiendo un proceso de iteraciones y refinamiento muy consistente y exitoso, provocando un resultado refinadísimo, que en un juego de plataformas es muy notorio.

Ori and the Blind Forest – Definitive Edition Trailer

En términos narrativos, la historia es muy sencilla, contada en base a pequeñas cinemáticas, pero con un nivel de ternura que convierte al juego en una experiencia llena de ternura y pureza bien refrescante.
En mi primer intento “me perdí”, me lancé rápido por el gigantesco mapa del juego y fue un claro error. Después de meditar, pensar bien respecto a la vida y el sentido de ella, decidí comenzar  de nuevo, como el fénix. Logrando avanzar a paso calmo y firme, con más experiencia todo resultó fantástico, tenía las mejoras de poderes en momentos donde se sentían significativas, la sensación de “dominar” el mapa también fue más reconfortante, y por supuesto la experiencia ayudó a enfrentar los desafíos de mejor manera.

El juego cuenta con 4 grandes áreas que llevan a una especie de “climax”, lo que se representa con una etapa especial más intensa y desafiante. Pensada para que cueste y se logre una sensación de haber logrado algo importante. Siempre bienvenido en videojuegos. No hay nada peor que sentirse inmortal y que todo resulte fácil.

Después de 20 hrs , muchos fracasos y un montón de victorias, logré ver los créditos finales de una fantástica aventura de plataformas fuera del consolidado universo Nintendo. Haciéndome “fan” de una nueva franquicia y valorando muchísimo el trabajo del estudio.

Rating: 8 out of 10.
Categorías
Videogame

Control

Después de tenerlo “En la mira” por meses, finalmente gracias a Xbox Game Pass tuve la opción de jugar CONTROL, el juego de acción/aventura desarollado por Remedy Entertainment, estudio conocido principalmente por juegos como Alan Wake, Quantum Break y en sus comienzos, el revolucionario Max Payne.

En esta nueva aventura lanzada el 2019, interpretas el papel de Jesse Faden y su enigmática visita al macizo edificio de la FBC, Federal Bureau of Control. Una institución estatal enfocada a investigar y enfrentar sucesos paranormales, y en este juego en particular los extraños eventos relacionados con una dimensión paralela, desde objetos con “poderes particulares” a manifestaciones de criaturas en búsqueda de hacer contacto con resultados no muy amistosos.

A los pocos minutos de tu visita, sin explicarte el por qué apareciste en el lugar, terminé descubriendo que el Director de la Institución se ha suicidado, y Jesse es designada a hacerse cargo de la organización y la gran amenaza en curso. Invasiones de espectros, habitaciones completamente distorsionadas y una gran multitud de enigmas se presentan, como buen videojuego, progresivamente con un nivel de peligro y complejidad cada vez mayor.

A lo largo de las aproximadamente 20 horas de juego, podremos reorganizar tanto las ideas como la realidad gracias a una inteligente y sólida serie de misiones. Complementado de forma muy interesante con entretenidos diálogos con los diversos trabajadores del recinto, notas, grabaciones y por sobretodo unos educativos e hilarantes videos testimoniales de la mano del Doctor Casper Darling y su equipo de asistentes, sin duda uno de los puntos más altos.

En relación al Gameplay, es fantástico. Como elemento principal, cuentas con una pistola hecha de este material astral que tiene la capacidad de ir adaptándose a diversos modos de combate por descubrir. Complementado con un abanico de poderes paranormales que podrás dominar con una serie de desafíos repartidos a lo largo de los amplios y caóticos pasillos de la institución. Gracias a esta simple mezcla, lo que comienza como un tímido shooter se transforma poco a poco en un dinámico y divertido mar de destrucción. Poco a poco Jesse será capaz de enfrentar una amplia gama de enemigos con balas, disparos, telekinesis, levitación y otros poderes de forma rápida, eficiente y siempre gratificante. Sin esperarlo, es uno de los mejores sistemas de combate que he disfrutado en los últimos años, solidísimo y muy personalizable.

Finalmente, debo aplaudir el estilo visual. La estética de este juego es deliciosa, la contraparte de los rigurosos ángulos de una institución estatal y lo caótico de una nueva dimensión está muy bien logrado. Tonos grises y de baja saturación son intensamente invadidos por caóticos rojos nos invitan a usar y abusar del del sólido “Photo Mode” incluído. La estética de CONTROL es bien angular, un poco tosca incluso, pero creo que es esto ayuda a la larga a plantear un mundo en donde la lucha del Caos y el orden se disfrutan de muy buena manera.

Totalmente recomendado y seguro que estoy atento a disfrutar próximas aventuras de este estudio, como también darle una opción a Quantum Break, que no tuve la opción de jugarlo en su momento.

Rating: 8 out of 10.

Categorías
Book

Ready Player Two

Hace unas semanas me enteré que Ernest Cline iba a publicar la secuela de “Ready Player One”, la novela de ciencia ficción que causó grandes aplausos y entusiasmo en el 2011. Esta obra es un cariñoso abrazo a la cultura pop de los 80’s y 90’s, causando grandes recuerdos, emocionantes guiños y fantásticas referencias. Fue tal el éxito que años después fue adaptada al cine por Steven Spielberg, ni más ni menos. Y aunque la película dista mucho de ser las mejores del director, es un festín visual bien entretenido.

Situado en un mundo virtual llamado Oasis, una mezcla de MMORPG y Sociedad Virtual, el libro se centra en el desafío de encontrar el “Easter Egg”, una especie de Santo Grial que entregaría las “Llaves del Reino” y heredaría la administración del universo digital. Para ello, nuestro protagonista Wade Watts se suma a miles de “Gunters” en una serie de pruebas que ponían a prueba al más sabio y talentoso de los fanáticos. Con referencias que van desde los Videojuegos de Atari, la trilogía Back to the Future, la fantasía medieval de Dungeons and Dragons y mucho, mucho más.

Sin ánimo de arruinar el desarrollo completo de la primera entrega, para explicar mi experiencia con “Two” debo darme la licencia de confirmar que Wade logró su objetivo, y la nueva novela – que disfruté en su versión Audiobook con la voz del gran Wil Wheaton – comienza minutos posterior a esos sucesos. Por lo tanto, nuestro protagonista y sus más cercanos camaradas ya tienen el poder y responsabilidad para administrar el Oasis además de acceso al “ONI”, un nuevo dispositivo similar a un Headset de Realidad Virtual, pero con la capacidad de transmitir ondas cerebrales, logrando grabar y reproducir sucesos en primera persona de cualquier tipo abriendo las posibilidades del Oasis a niveles nunca antes imaginados. Con esta nueva tecnología masificada en la sociedad, Ready Player Two nos invita a una nueva odisea.

Siento que hay un potencial gigantesco en Ready Player Two, la integración de temas contingentes como la adicción a las redes sociales, la identificación sexual en un mundo virtual, la definición moral de qué es reproducible en una sociedad sana y otros factores me sorprendieron al comienzo de esta nueva entrega. Temas trascendentes que consideré una excelente iniciativa el sumergirlos en un libro de ciencia ficción disfrazado de best seller juvenil. Lamentablemente, esos interesantes hilos, rápidamente pierden fuerza y foco. Pasando rápidamente a descubrir al nuevo némesis del libro, sus objetivos y la manipulación que nos obligaba a dejar todo eso de lado para lanzarnos a un nuevo desafío de fases, etapas y un mar de nuevos guiños a temas que al parecer quedaron en el tintero en la primera entrega. No tengo duda que el concepto sigue siendo entretenido, un nuevo mar de guiños, trivias y lluvia de datos entretienen, son simpáticos, pero que después de algunas horas, hicieron que perdiera totalmente el interés en lo que podría recibir y dejó de importarme incluso la trama que va hilando a medida que nuestros héroes sortean las etapas.

La sensación cuando uno en medio de una segunda entrega se da cuenta que el autor está cómodo, sin miedo y proponiendo ir más allá es fantástica, pensé que Ready Player Two podía entregar uno de esos momentos, pero me quedo con la impresión que la apuesta es mucho más acotada a expandir el éxito original y en el mejor de los casos una nueva consolidar una nueva adaptación al cine.

Rating: 4 out of 10.
Categorías
Series

The Queen’s Gambit

Después de semanas escuchando aplausos, decidí sumergirme en The Queen’s Gambit. Una serie limitada de Netflix, en un mundo lleno de series que jamás terminan, o grandes obras que para verlas hay que asumir las 6 o 7 temporadas, una miniserie es como un regalo, una pausa, y si es buena, mucho mejor.

Lo único que sabía era que se trataba de “una niña que juega ajedrez”, ¿qué tan mala podía ser? Millones de personas no podían estar tan equivocadas, tenía que tener “algo”. Lo bueno es que bastaron solo 7 capítulos durante un fin de semana para confirmar que esta serie tiene mucho excelente, sin embargo, siento que The Queen’s Gambit es un “Excelente producto de Netflix”, pero no mucho más que eso.

La niña que juega ajedrez se llama Beth Harmon, personaje interpretado por Anya Taylor-Joy, a quién recuerdo con mucho cariño por The VVitch, y no tanto por Split. Un acierto su casting, por que es la principal responsable que esta aventura, sumergida entre 1940 y 1960 en el mecánico y frío submundo del Ajedrez, resulte adorable. ¿Por qué? por que nos gustan los personajes fallidos y limitados. Es una niña callada, apática, obsesiva, solitaria y con un sinfín de excesos. Mirando solo eso, posiblemente pensaríamos que es una persona bien desagradable. Pero como podemos ver más allá, la apoyamos y aplaudimos su determinación durante toda la serie, muy similar a por qué me gusta tanto Sherlock Holmes, siendo que es un tipo bien apático. Además, como nota aparte, el estilo, vestuario y actitud del personaje crece a niveles de fancyness impresionantes.

La presentación en términos estéticos es impoluta y estructurada. Los ángulos rectos del tablero de Ajedrez traspasan a los entornos, el vestuario, los encuadres, la banda de sonido e incluso las personalidades, logran una ambientación ordenada, obsesiva y llena de postales. Lo complicado, quedé con la impresión que esta misma estética provoca que los momentos más terribles y caóticos de la serie jamás me inquietaran, lo que considero una real lástima.

The Queen’s Gambit es un bonito cuento que hemos escuchado de una u otra forma múltiples veces, me hizo sonreír y disfrutar lo suficiente como para querer escribir algo. En momentos en donde el mundo se ha encargado de encrudecer nuestro día a día, Bienvenido sean las historias bellas, simples y concretas, tampoco hay que pedir que todo lo que uno vea le cambie la vida.

Rating: 7 out of 10.

Categorías
Book

Man’s Search for Meaning

Victor Frankl es un psiquiatra que vivió la dura experiencia de estar recluído en cuatro campos de concentración Nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Y gracias a su forma de ver la vida y por supuesto su enfoque profesional, ha creado este libro en donde genera un fascinante análisis de la reacción de prisioneros como también soldados frente a uno de los momentos más crueles de nuestra historia.

Además, de lo intenso del testimonio, del cómo reacciona el ser humano, Frankl nos plantea que a pesar de todas las adversidades, el hombre siempre tendrá la opción de buscar un sentido a su vida. Y a partir de ello, poder sobrellevar la experiencia de los más duros desafíos.

Les dejo algunas citas :

“Those who have a ‘why’ to live, can bear with almost any ‘how’.”

― Viktor E. Frankl, Man’s Search for Meaning

“Ultimately, man should not ask what the meaning of his life is, but rather must recognize that it is he who is asked. In a word, each man is questioned by life; and he can only answer to life by answering for his own life; to life he can only respond by being responsible.”

― Viktor E. Frankl, Man’s Search for Meaning

“What is demanded of man is not, as some existential philosophers teach, to endure the meaninglessness of life, but rather to bear his incapacity to grasp its unconditional meaningfulness in rational terms.”

― Viktor E. Frankl, Man’s Search for Meaning

Creo que esta obra puede llegar a ser un aporte para cualquier persona, sobretodo en tiempos complejos como los actuales.

Categorías
Series

Sharp Objects

“Gone Girl” es una de mis películas favoritas, pero no solo por que es a mi gusto una de las mejores de David Fincher, si no por la suave y lenta narrativa basada en un libro de Gillian Flynn, el desarrollo de una historia que por momentos olvidamos que es policial, se “cocina” lento, como un buen asado a leña. Y de la misma forma que con el asado, su resultado es fantástico para los que tienen la paciencia suficiente.

Al anunciar “Sharp Objects” como una serie adaptada en una novela previa a Gone Girl, sin duda que me llamó la atención, sin embargo esperé más de un año en sumergirme en una “maratón” de la serie de 8 capítulos. Simplemente sentía que en un mundo lleno de superhéroes, intensos ritmos y fuertes polémicas como fue el 2019, no era el momento.

Ahora, con la cuarentena y más de mil horas de potencial introspección en mi depto. Llegó el momento, y confirmo que valió totalmente la pena la espera.

La serie se centra en la figura de Camile Preaker, periodista que retorna por recomendación de su editor a su pueblo de origen a investigar un inusual y violento crimen. Este retorno a la base, a su pueblo y por sobretodo a su familia es lo que va provocando un angustiante enfrentamiento con su pasado, sus excesos, sus fracasos y las expectativas. La dicotomía de haber sido la exitosa y popular joven que logró hacer una carrera en la gran ciudad, se contrapone con su depresión, vicios y un misterioso conflicto familiar.

Durante los 8 capítulos, de ritmo lento y misterioso, cuesta recordar que estamos buscando a un asesino, si no más bien el cómo hay un gran humareda pendiente de develar, no solo del conflicto actual, si no del pasado. La aversión de su madre, quién detesta su profesión, el desinterés y sumisión de su padre y la rebeldía irresponsable de su hermana menor provocan que durante la corta jornada queramos al igual que Camile, largarnos de ese lugar de mentira, miserable y maquillado sin éxito, provocando incluso de momento, ganas de dejar de ver la serie.

Ahí está la magia de Sharp Objects, te obliga a molestarte, te sumerge en caminos que no son agradables, pero tampoco son incluso intensos. Y eso adormece, molesta y podría decir incluso que castiga, involucrando al espectador en un viaje incómodo y molesto. Para llegar a un puerto intenso, sorpresivo pero no necesariamente esperanzador.

Grandes actuaciones, buenos diálogos y fantástica ambientación de un lugar, tan normal que llega a ser inquietante.

Categorías
Series

The Leftovers

Después de haber visto Lost, y no terminarla por que lamentablemente me aburrí en la Season 3, dejé a Lindelof en la lista de showrunners que no iba a tomar tan en serio. Todo cambió el 2019 cuando se le ocurrió hacer una serie de 8 capítulos ambientada 30 años después de los sucesos de Watchmen logrando a mi parecer fue la mejor serie del año. Como es relativamente corta y realmente bien estructurada, quedé con ganas de ver qué más me he perdido de este muchacho redimido frente a mis exigentes ojos de consumidor. No me tomó mucho rato para confirmar que era “The Leftovers” el eslavón perdido que me faltaba para entender todo, no solo en relación al talento de Lindelof, si no también, de la vida…

En realidad, no tanto así como “la vida”. Pero The Leftovers, consiste una búsqueda de “la verdad” tras la desparición fulminante de un 2% de la humanidad a nivel global y los terribles efectos para los afectados, los Leftovers. Sin duda, una premisa fantástica y que de inmediato nos lleva lejos de lo totalmente racional, pero que – a diferencia de la mala ejecución que fue “The Happening” de M. Night Shyamalan – en este caso, es un viaje que nos lleva por fascinantes pasillos.

La historia se sitúa en un comienzo en un pequeño pueblo en el estado de New York y principalmente en la vida Kevin Garvey, Sheriff del pueblo, y su grupo familiar más cercano. 3 años depués de la desaparición, el dolor permanece, las explicaciones no existen y sospechosos sucesos ocurren en la vida de Kevin, incluyendo la gran responsabilidad e mantener el orden frente a un misterioso culto de personas vestidas de blanco, buenas para fumar y con un severo pacto de silencio, se dedican a complicarle la ya difícil vida de los vecinos. Y que más encima, su esposa lo dejó por ellos.

The Leftovers Trailer

La serie consiste en tres temporadas y un total de 28 episodios de 50 minutos cada uno apróximadamente, en donde seguimos a Kevin, Nora, Matt, Laurie, Jill y muchos otros que se van sumando a la historia. Lo fascinante es que sin mucha presión, la serie nos va entregando situaciones, reacciones y vistazos a cada una de la vida de los miembros familiares para convertir a una premisa sobrenatural, a una más bien filosófica y religiosa, en donde dependiendo del punto de vista, la realidad se convierte en una u otra cosa. Ese giro, hecho con cuidado y podría decir incluso cierta “maldad” nos obliga a tratar de entender a cada uno de los sobrevivientes y seguirlos en sus propios procesos.

Mi personaje favorito y el que a mi gusto logra los capítulos que considero más memorables es Matt Jamison, el sacerdote que deposita en su propia voluntad y su fé una interpretación del mundo que logró en mi caso, sin ser católico, una empatía gigantesca y deposita a Christopher Eccleston no solo como uno de los Doctors Who favoritos, si no como uno de los mis actores favoritos.

Matt Jamison, gran personaje interpretado por Christopher Eccleston.

La serie tiene acción, misterio, violencia, crudeza y un montón de cosas que “de ahí las entenderemos”, algunas se logran mejor que otras, pero es a mi parecer un suceso que vale la pena disfrutar y posterior a ello, darle una vuelta.

Por si es de interés, está basada en la novela de Tom Perrota, que también es un participante activo de la serie y mi teoría es, que es uno de los grandes responsables que Lindelof no se pierda en un espiral sin fin. Si no que se logra dar un cierre que por lo menos a mí, me dejó totalmente satisfecho. Tanto como para escribir un artículo al respecto acá.

El primer capítulo está disponible para ver en Youtube.
Categorías
Movie

Parasite

Cuando vi el trailer de Parasite, lo único que quería era que llegara al cine de una forma u otra, aunque sea un par de semanas. Pasaron los meses, y a pesar de ser aplaudida en todos lados, nada por estos lares lamentablemente. La película de Bong Joon Ho, desarrollada completamente en Korea del Sur, era bien posible que se perdiera en el horizonte a menos que…. le fuera demasiado bien. Lo lindo de esta historia es que así fue, batiendo récords y ganandose aparte de la admiración, el cariño de muchos. Y no es menor, Parasite es una película fantástica.

¿ Y de qué se trata ? Básicamente es la progresiva infiltración de la los cuatro integrantes de la familia Kim como trabajadores de la aristocrática familia Park. Mediante un estructurado y delicado plan los Kim se hacen pasar por exactamente lo que los Park necesitan, desde profesor particular de inglés, una especie de terapeuta artística, chofer personal y criada, provocando una unión de personalidades y responsabilidades que deja al descubierto una dinámica de “Maestro vs Sirviente” fascinante.

¿Cuál es tanto la gracia? Creo que es una película “completa”, que es imposible no empatizar con los personajes, sus motivaciones y sus reacciones. La forma de desenvolver la trama es súper abordable y entretenida brindando tonos de una buena comedia y poco a poco se desenvuelve en un gran thriller, abriéndonos los ojos a lo que nos deja ver como una profunda crítica social.

Aunque es un desafío el adaptarse a la actuación del cine oriental, el ritmo y actuaciones logran que la historia nos importe. Y que, a pesar de que no existen realmente buenos y malos, si hay personalidades y actitudes que remecen. Las relaciones interfamiliares y de los patrones con la servidumbre nos dejan un tinte que da mucho que pensar. Recuerdo estar disfrutando de la película y diciéndome a mi mismo “que heavy” ( así, en spanglish) múltiples veces. Y menos mal que fui con unos amigos, por que terminamos post-película discutiendo y dándole vuelta mucho a todo lo que terminamos de ver.

Mención especial a la gran cantidad de simbolismos, el uso de la verticalidad visual, la iluminación y los encuadres en la película es un deleite. Casi como un juego en sí mismo que muestra el cuidado y cariño que se le aplicó a esta película. Es una película preciosa y muy entretenida de ver una y otra vez.

Parasite es mucho más que un thriller inteligente. Es una suave y elegante crítica a la cultura de la sociedad actual y la tremenda falta de empatía que nos cubre. Nos invita a ser mejores personas sin caer en un tono paternalista ni soberbio, si una película logra eso, hay que agradecerlo.

Categorías
Movie

Jojo Rabbit

What We Do in the Shadows, la comedia vampiresca de bajo presupuesto Nueva Zelandesa del 2014, es una de mis comedias favoritas, la he visto más de 5 veces y siempre que se me cruza browseando algún servicio de Streaming existe una alta probabilidad de que le haga “click”, poco sabía que el gran responsable de esa obra era Taika Waikiki, y tuve que esperar que Marvel lo lanzara a la fama máxima con Thor Ragnarok para conectar los puntos y confirmar que es uno de los directores de comedia más talentosos de los últimos años.  

Jojo Rabbit Official Trailer

JoJo Rabbit, una nueva aventura de Waikiki ya consagrado nos invita a la Segunda Guerra bajo los ojos de Jojo, un niño alemán de 10 años que adora el nazismo al punto que vive uniformado y su mejor amigo – imaginario – es el mísmismo Adolf Hitler, quién lo apoya y aconseja día a día a enfrentar su intensa y bélica vida situada en los ocasos de la Guerra en una Alemania esperando el último golpe de los aliados. 

El principal conflicto de la película es la aparición de una joven judía en el segundo piso de su hogar, situación que involucra peligrosamente como cómplice de una de las peores ofensas al estado. Asustado y complicado, comienza a tratar de conocer más de su nuevo némesis para poder destruirla, intención que poco a poco comienza a cambiar rotundamente.

Con un humor limpio ambientado en uno de los períodos más crudos de nuestra historia esta película nos enternece con actuaciones adorables y entusiastas tanto de sus personajes infantiles como adultos, con una mención especial por supuesto a un hilarante Adolf que cae en desesperación al ver el proceso de su más fiel seguidor. 

Es bien difícil no encontrar puntos comunes con la gran película de Benigni “La Vida es Bella”, sin embargo Jojo Rabbit entrega otra vista, mucho más ingenua e idiota de la ironía de la guerra y la paradójica realidad de como los humanos crean una mitología maligna en su enemigo para conseguir la fuerza para enfrentar una situación totalmente antinatural.

Absolutamente recomendable, buen soundtrack, entretenido y activo ritmo. Waikiki entrega una refrescante comedia en una época donde pareciera cada vez más difícil lograrlo. Se agradece.