Categories
Movie

Parasite

Cuando vi el trailer de Parasite, lo único que quería era que llegara al cine de una forma u otra, aunque sea un par de semanas. Pasaron los meses, y a pesar de ser aplaudida en todos lados, nada por estos lares lamentablemente. La película de Bong Joon Ho, desarrollada completamente en Korea del Sur, era bien posible que se perdiera en el horizonte a menos que…. le fuera demasiado bien. Lo lindo de esta historia es que así fue, batiendo récords y ganandose aparte de la admiración, el cariño de muchos. Y no es menor, Parasite es una película fantástica.

¿ Y de qué se trata ? Básicamente es la progresiva infiltración de la los cuatro integrantes de la familia Kim como trabajadores de la aristocrática familia Park. Mediante un estructurado y delicado plan los Kim se hacen pasar por exactamente lo que los Park necesitan, desde profesor particular de inglés, una especie de terapeuta artística, chofer personal y criada, provocando una unión de personalidades y responsabilidades que deja al descubierto una dinámica de “Maestro vs Sirviente” fascinante.

¿Cuál es tanto la gracia? Creo que es una película “completa”, que es imposible no empatizar con los personajes, sus motivaciones y sus reacciones. La forma de desenvolver la trama es súper abordable y entretenida brindando tonos de una buena comedia y poco a poco se desenvuelve en un gran thriller, abriéndonos los ojos a lo que nos deja ver como una profunda crítica social.

Aunque es un desafío el adaptarse a la actuación del cine oriental, el ritmo y actuaciones logran que la historia nos importe. Y que, a pesar de que no existen realmente buenos y malos, si hay personalidades y actitudes que remecen. Las relaciones interfamiliares y de los patrones con la servidumbre nos dejan un tinte que da mucho que pensar. Recuerdo estar disfrutando de la película y diciéndome a mi mismo “que heavy” ( así, en spanglish) múltiples veces. Y menos mal que fui con unos amigos, por que terminamos post-película discutiendo y dándole vuelta mucho a todo lo que terminamos de ver.

Mención especial a la gran cantidad de simbolismos, el uso de la verticalidad visual, la iluminación y los encuadres en la película es un deleite. Casi como un juego en sí mismo que muestra el cuidado y cariño que se le aplicó a esta película. Es una película preciosa y muy entretenida de ver una y otra vez.

Parasite es mucho más que un thriller inteligente. Es una suave y elegante crítica a la cultura de la sociedad actual y la tremenda falta de empatía que nos cubre. Nos invita a ser mejores personas sin caer en un tono paternalista ni soberbio, si una película logra eso, hay que agradecerlo.

Leave a Reply