Topitó 1999-2005

Tal como muchas cosas en la vida, uno no se da cuenta del valor de algo hasta que ya no lo tiene, y lamentablemente en muchísimos casos, es demasiado tarde. Eso me está sucediendo ahora, después de haber llegado ayer a mi casa y recibir la noticia que mi mascota de años, un perro llamado “Topitó”, hubo que sacrificarlo debido a un violentísimo cáncer que le dejó su cuerpo sin ninguna posibilidad de recuperarse. Es bastante triste el darse cuenta que al salir al patio ya no se va a lanzar como kamikaze a mis pies y que ya no voy a poder ver sus escándalos perrunos. Me hubiera gustado haberlo aprovechado más… pero ya no hay mucho que hacer.

El lazo de una mascota es muy fuerte para una familia, mis papás están silenciosamente tristes, y debe ser difícil romper la rutina de cuidado que tenían. No hay mucho que hacer, a veces estos “reality-checks” hacen que uno valore mucho más lo que uno da por seguro, y si de algo sirve este mensaje, les digo que aprovechen lo suyo hoy, y no cuando ya no esté… en todo sentido.

Un amigo me dijo ayer “las mascotas marcan ciclos en la vida”, y aunque parezca extraño, cada vez que lo pienso tiene más sentido, lamentablemente el cicl de Topitó acaba de finalizar . Adieu perro chistoso.

2 replies on “Topitó 1999-2005”

Leave a Reply